El sueño del vino propio: nueva opción.

Cumplir el sueño de producir un vino propio de alta calidad en Mendoza ya no requiere de grandes inversiones. A las variadas ofertas para adquirir una casa con vides en un country cuyano o salteño se sumó otra opción más novedosa y económica: acceder a una porción de tierra en Tupungato, a sólo 70 km. de la ciudad de Mendoza, participar “si se lo desea” de algunos de los procesos y hacerse acreedor a cierta cantidad de botellas de vinos premium tras abonar u$s 3.900 e ingresar en un fideicomiso.
En agosto de 2010, nació Finca Propia, un proyecto del reconocido enólogo Antonio Mas (ex dueño de Finca La Anita, bodega que quedó un año atrás en manos de su hermano y ex socio Manuel), que apunta a tornar accesible “el sueño” de ser propietario de un viñedo y elaborar vino de calidad, con un enólogo de trayectoria. La idea surgió de la mano de Santiago Mas, hijo de Antonio, y cobró forma en julio de 2010, cuando compraron 56 ha. en Tupungato, 40 de ellas con vides de 12 años malbec, cabernet sauvignon y chardonnay.
El proyecto, que pertenece a Antonio y Santiago Mas y sus socios Oscar Yosa y Marcos Astegiano y prevé una inversión de u$s 12 millones (de los cuales ya concretaron más u$s 3 millones), “consiste en vender 4.000 cuotas partes en fideicomiso; cada comprador se hace acreedor de una parte de tierra “se estiman 24 vides” recibirá 216 botellas en un lapso de tres años del vino que surge de esa finca, a razón de una caja de 6 botellas por mes”, explicó Santiago Mas. En agosto pasado, lanzaron el primer fideicomiso en Buenos Aires, de 850 cuota partes, de las cuales ya vendieron más de 600 (en su mayoría hombres, de 30 a 60 años), a u$s 2.500 cada una. “Ahora, lanzamos el segundo fideicomiso para Buenos Aires, Rosario y Córdoba, de 800 cuotas, a u$s 3900 cada una”, explicó. Así, el precio de cada botella (no están a la venta) sería de unos u$s 18 en esta etapa.
Además del vino, bautizado como Río de Luna, cada socio será propietario de parte de la finca por 30 años; luego de ese lapso, puede renovar el contrato o recibir acciones por la tierra. A partir del cuarto año, en lugar de vinos, recibe una parte proporcional de uvas, una vez deducidos gastos, que puede vender, retirarlas para vinificar o solicitar que lo hagan los Mas, abonando un fee.
Por ahora, elaboraron el vino “salió la primera partida de 19.000 botellas malbec y 15.400 cabernet, cosecha 2010, con 6 meses en barrica” en una bodega de terceros, pero prevén construir la propia. “Ya estamos diseñando la bodega. de 500.000 litros de capacidad, además de una posada con 15 habitaciones y un club house, para ser utilizados por los socios”, explicó Antonio Mas. Pero estos proyectos no forman parte del fideicomiso.
Anuncios

Acerca de Carlos Navarro
Carlos Navarro Profesional especialista en bebidas. Degustador profesional. Escritor para medios nacionales e internacionales. Profesor. Consultor. Ha trabajado en la gestión de varias bodegas. Master in Business Administration Master en Economía, Gestión y Marketing del Sector Vitivinícola Lic. en Comercio Internacional. Creador y propietario de cerveza Black Fish.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: